El Espanyol no desaprovechó su primera oportunidad y sumó el punto que necesitaba para certificar matemáticamente el ascenso a LaLiga Santander, tras empatar 0-0 en su visita al campo del Zaragoza.

Igualada que permitió al conjunto “perico” regresar diez meses después de su descenso a la máxima categoría del futbol español, en la que el equipo blanquiazul ha militado durante 85 temporadas.

Un meteórico paso por LaLiga SmartBank que premió el sensacional trabajo del conjunto catalán y, sobre todo, de su técnico Vicente Moreno, uno de los máximos responsables del ascenso.

Y es que el preparador valenciano se ha convertido en un sinónimo de ascenso, como atestiguan los cuatro que Vicente Moreno ha logrado con tres equipos distintos —Gimnàstic de Tarragona, Mallorca y Espanyol— en sus ocho temporadas como entrenador.

Si Moreno llevó en el año 2015 al Gimnástic a Segunda División, en 2019 culminó un doble ascenso con el Mallorca, al que en dos campañas llevó desde la Segunda División B a la máxima categoría del futbol español.

Una apuesta ganadora a la que se encomendó el Espanyol tras el descenso de categoría que sufrió en julio pasado y que le ha permitido regresar menos de un año después a LaLiga Santander.

Ni la ausencia del delantero Raúl de Tomás, máximo goleador de la categoría, baja tras dar positivo esta semana por coronavirus, impidió a los “pericos” festejar el ascenso a falta de cuatro jornadas para la conclusión.

El Espanyol no necesitó mostrar la imponente imagen que había exhibido en las dos últimas jornadas para sumar el punto que necesitaba para lograr el ansiado ascenso.

De hecho, pese a disponer de alguna que otra buena ocasión para adelantarse en el marcador, con el paso de los minutos el conjunto catalán pareció conformarse, al igual que el Zaragoza, con el empate que le bastaba para lograr el objetivo.

Un ascenso que el Mallorca sigue teniendo en sus manos tras firmar eun empate 1-1 en el campo del Málaga, que permite a los baleares afrontar las cuatro últimas jornadas con una ventaja de seis puntos sobre el Almería.

Empate que premió la capacidad de reacción del conjunto “bermellón”, que se supo rehacer del tempranero tanto del Málaga, que se adelantó a los diez minutos de juego en el marcador con un gol de penalti de David Lombán.

Pero lejos de hundirse el Mallorca se adueñó por completo del encuentro que logró no sólo igualar la contienda (1-1) con un tanto a los 29 minutos del marfileño Lago Junior, sino que dispuso de varias claras ocasiones para dar la vuelta al tanteador.

Una superioridad que se atemperó con los cambios realizados por el Málaga en la segunda mitad, lo que no impidió a los mallorquines gozar de alguna que otra buena oportunidad en las botas de Lago Junior para alzarse con un triunfo que finalmente no llegó para el cuadro balear.

Si el Mallorca se perfila como el máximo candidato para acompañar al Espanyol en el ascenso directo, el Albacete se resiste a asumir el cartel de descendido que muchos le atribuyen desde hace ya muchas semanas.

Tal y como demostró con su triunfo (0-1) en el campo de la Ponferradina con un gol de penalti de Álvaro Jiménez en el último minuto del primer tiempo.

Una ventaja que los manchegos supieron defender en la segunda mitad pese a la insistencia de una Ponferradina, que acabó el encuentro con un jugador menos por la expulsión a falta de un cuarto de hora para el final de Adri Castellano.

Triunfo que situó al Albacete, colista de la categoría a cinco puntos de la salvación, a falta de la disputa de los cuatro últimos partidos.

Jornadas finales en la que tendrá que seguir peleando por la permanencia el Alcorcón, que sumo un insuficiente punto para alejarse de la zona de peligro, tras empatar este sábado 0-0 en casa con Las Palmas, en un choque en el que los madrileños pese a disponer de las mejores oportunidades no marcar.

Ver más: GUILLERMO CANTÚ DEJÓ LA PRESIDENCIA DEL FC JUÁREZ