Ángel Di María recordó que rompió sin leer la carta que le envió el Real
Madrid con la sugerencia para que no disputase la final del Mundial Brasil 2014 con la Selección Argentina ante Alemania, para evitar que se
agravase su desgarro.

"Los tres que sabemos la verdad somos el
doctor Daniel Martínez, Alejandro Sabella y yo. Yo venía con el desgarro
desde el partido con Bélgica, estaba con lo justo, a un 90%. La pierna
no estaba bien del todo pero quería jugar, no me importaba nada si no
volvía a jugar al futbol. Era una de las cosas que me habían dicho que
podía pasar pero para mí era la Final del Mundo, era mí final", recordó
en el programa 'Podemos Hablar' de Telefe.

En un teléfono móvil desde su casa en París, el exjugador merengue agregó: "Yo sabía
que me querían vender. Y entonces llegó la carta, Daniel me la dio y me
dijo que era del Real Madrid, pero no quise ni siquiera mirarla y la
rompí", recordó.

VER MÁS: ¡ABRIRÁN LA CARTERA! REAL MADRID OFRECERÁ AYUDA ECONÓMICA CONTRA EL COVID-19

"Fui a hablar con Alejandro y le dije llorando que no
estaba al 100%. Yo sabía que él me amaba y quería que yo jugara, pero
buscaba lo mejor para el equipo. Me iba a infiltrar pero lo quería
intentar y después en la reunión decidió finalmente poner a Enzo Pérez
en mi lugar”.

Ángel Di María también se mostró preocupado por
la pandemia de coronavirus que mantiene a buena parte del mundo en
cuarentena obligatoria: "Es algo loco lo que estamos viviendo, no lo
estamos pasando muy bien. Estamos aislados hace 14 días, desde que el
presidente de Francia hizo la cuarentena. Nosotros dos días más por
pedido del club. Salimos una sola vez al supermercado. Tratando de no
hacer muchas cosas, en casa. Por nuestras hijas para que no nos
contagiemos”.

Por último dejó un mensaje para sus compatriotas
argentinos: "Lo importante es no salir. Es estar dentro, bancarla y no
queda otra. Lo que vi en Argentina es que la gente está haciendo caso,
respetando lo que el Gobierno dice. Lo que el Gobierno está haciendo es
espectacular. La gente tiene que hacer caso y pensar en el otro. Si nos
quedamos adentro, más rápido vamos a poder estar con el otro".