David de Gea fue el gran protagonista del triunfo del Manchester United en casa del West Ham, remontando el tanto de Said Benrahma con goles de Cristiano Ronaldo y Jesse Lingard en el minuto 90, antes de que el portero español detuviese un penal en tiempo añadido cinco años después.

Hasta el técnico Ole Gunnar Solskjaer saltó al césped del estadio Olímpico de Londres al final del partido para felicitar a De Gea. Todos sus compañeros del Manchester United le abrazaban, héroe de la tarde al detener con su estirada, a su lado izquierdo, el lanzamiento de Mark Noble. La leyenda del West Ham United, que ingresó al partido para ejecutar la pena máxima, había marcado en sus 10 últimos lanzamientos.

De Gea llevaba, entre partidos y tandas de penales en su carrera, 40 lanzamientos sin salir vencedor. Cinco años desde que le detuvo un penal a Romelu Lukaku. Se desquitó en el minuto 94, para dar al Manchester United su cuarto triunfo en la Premier League, el tercero consecutivo y mantener el ritmo en cabeza que imponen Chelsea y Liverpool.

Ver más: CONOCE EL INTUIT DOME, LA FUTURA NUEVA CASA DE LOS CLIPPERS DE LOS ÁNGELES