logoCaliente

Nuevo altercado entre aficionados de Boca y la policía de Brasil poco antes de la final

Cerca de siete mil efectivos policiales se desplegaron para resguardar la calma para la final.

Un numeroso grupo de hinchas de Boca Juniors presente en Río de Janeiro para la final de la Copa Libertadores con el Fluminense, pero sin entradas al Maracaná, ni acceso a pantallas de televisión para ver el partido, provocó algunos incidentes horas antes de la decisión de este sábado.

Los aficionados argentinos, frustrados porque esperaban que se les instalara una pantalla gigante de televisión en el Sambódromo, donde está concentrada gran parte de la hinchada de Boca, intentó acercarse al Maracaná para forzar su ingreso al estadio.

Pero, como toda la zona del estadio está cercada por un ostentoso dispositivo policial y las calles de acceso bloqueadas con vallas metálicas, quedaron retenidos a varios metros del Maracaná junto con hinchas que sí tenían su entrada y que esperaban la apertura de los portones.

Ante las seguidas presiones de los hinchas para forzar su paso, la policía tuvo que dispersarlos con gases lacrimógenos en diversas oportunidades, con lo que terminó reprimiendo tanto a los aficionados con entradas como a los que no las tenían.

Leer más: Suspenden partido del Arsenal Sub-18 por equivocarse de ciudad ¡Se pasaron por 150 kilómetros!

Ve el video aquí:

Te puede interesar: ‘Rotundamente falsas’: Real Madrid desmiente rumores sobre las negociaciones con Mbappé

La respuesta policial provocó seguidas correrías de hinchas, algunos de los cuales sufrieron ligeras lesiones por tropezones.

Según periodistas argentinos que cubren el partido, los principales responsables por el incidente fueron los miembros de la barra brava del Boca Juniors conocida como La Doce, en su gran mayoría acampados en el Sambódromo.

Con excepción de estos incidentes y de algunas pequeñas y aisladas escaramuzas entre aficionados del Fluminense y del Boca Juniors en estaciones del metro próximas al Maracaná, principalmente en la Estación Central de Brasil, la llegada de los hinchas al estadio se produjo sin grandes problemas.

La policía evitó cualquier enfrentamiento entre los hinchas

Ello debido a que la presencia policial en los alrededores del estadio fue reforzada luego de los incidentes registrados el jueves, cuando un grupo de aficionados del Fluminense emboscó a decenas de hinchas de Boca que festejaban en la playa de Copacabana y los expulsó a la fuerza de la franja de arena.

En el metro, prácticamente el único medio de transporte en que los hinchas podían llegar al estadio por el cierre de las vías, grupos de aficionados de ambos equipos protagonizaron duelos de cánticos pero en completa paz.

La única disputa era por hacerse escuchar más fuerte en los vagones repletos.

Ya dentro del Maracaná, que estaba lleno dos horas antes del partido, también se registró un duelo de cánticos y de provocaciones de los hinchas del Fluminense, que en seguidas oportunidades gritaron “racistas” cada vez que los altavoces del estadio hacía mención a los argentinos.

Tras algunos incidentes por insultos racistas en partidos de la Libertadores este año en diferentes países, el asunto está en boga en Brasil y ganó nuevas repercusiones este sábado, cuando los medios brasileños reprodujeron unas declaraciones de un hincha del Boca en Copacabana a una televisión de su país en las que llama a los aficionados del Fluminense de “monos” y “esclavos”.

Pese a que tanto los hinchas del Fluminense como los del Boca Juniors tuvieron acceso a 20.000 entradas, las autoridades calculan que unos 80.000 aficionados argentinos desembarcaron esta semana en Río, lo que dejó a una gran mayoría fuera del estadio y sin acceso a una pantalla pública de televisión para ver el partido.

La Policía de Río ha desplegado 7.000 agentes en la ciudad, 2.000 de ellos en los alrededores del Maracaná, para reforzar la seguridad, especialmente tras los disturbios del jueves.

Para evitar altercados, la Alcaldía de Río de Janeiro decretó la ley seca en un amplio perímetro alrededor del estadio desde la medianoche del sábado hasta la mañana del domingo.

Haz click aquí: Apenas entró Raúl Jiménez y el Manchester United anotó el gol de la victoria contra el Fulham | VIDEO

Con información de EFE.