Con el cierra de la campaña a la vuelta de la esquina, y la renegociación del contrato de Zlatan Ibrahimovic con AC Milán aún pendiente, el jugador sueco de 39 años vuelve a estar en el ojo del huracán.

Aftonbladet, un periódico del país nórdico, señaló que Zlatan podría estar involucrado con una casa de apuesta, en concreto con Bethard.com, lo que violaría los estatutos éticos de la FIFA en cuanto que los jugadores en activo no pueden tener intereses económicos con casas de apuestas.

La empresa del sueco, Zlatan Unknown AB, posee cerca del 10 % de las acciones de Gameday Group PLC, que es el único accionista de la casa de apuestas con sede en Malta.

Aunado al regreso del delantero con la selección de su país, el castigo para Ibrahimovic podría ir desde una sanción económica hasta una suspensión deportiva de 3 años.