Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, no teme represalias de UEFA por lo ocurrido tras la creación de la Superliga, aseguró que “es absurdo” plantear una sanción que excluya a su equipo de la próxima edición de la UEFA Champions League y mostró plena confianza en el arbitraje, pidiendo incluso a sus jugadores que no desvíen su atención de lo deportivo para que no les pase factura ante el Chelsea.

“Es absurdo pensar que no vamos a estar en la UEFA Champions League el próximo año. Se hablan muchas cosas ahora con este tema de que no vamos a estar y nosotros tenemos que estar pendientes del partido de mañana, el resto no lo controlamos. Mi opinión es que queremos ver al Real Madrid en la próxima UEFA Champions League”, dijo.

“Al final todo depende del campo. El árbitro va a hacer su trabajo como siempre y nosotros tenemos que pensar solo en jugar al fútbol, si nos metemos a pensar que todo lo que están diciendo nos va a perjudicar, la liamos. Hay que pensar en jugar, que el árbitro va a hacer su trabajo y vamos a competir desde el minuto uno al final. No nos metemos en lo que no controlamos”, añadió.

Intentando centrar su mensaje en lo deportivo, el técnico francés no piensa que la mayor experiencia de su equipo en semifinales de la UEFA Champions League, la novena que disputa en las once últimas ediciones, le dé ventaja respecto al Chelsea que llegó a dos.

“Al final importa el presente y el Chelsea es un equipo que ha hecho su trabajo en la UEFA Champions League. Es una semifinal merecida para ellos y para el Real Madrid, un partido completamente diferente a lo que cada uno ha hecho hasta ahora. Nosotros tenemos experiencia pero ellos también tienen mucha en todas las competiciones. Vamos a tener que hacer dos partidos muy buenos para pasar”, valoró.

Lo que admitió el técnico francés es que “la UEFA Champions League es especial” para el Real Madrid, convencido de que sus jugadores pueden superar el cansancio y las adversidades en un momento especial. “Queremos competir que es lo más importante para nosotros”.

“No vamos a elegir, estamos vivos en las dos competiciones. Venimos de mucho tiempo con dificultades con todo lo que nos ha pasado este año y siempre hemos sido capaces de levantar las cosas. Ahora nos falta un mes de competición y pase lo que pase vamos a competir, no hay otro pensamiento en nuestra cabeza aunque lleguen más dificultades. Nos anima darlo todo en el campo sin pensar que no va a ser posible, menos con nosotros”, agregó.

El factor defensivo marcará la semifinal entre dos equipos que están encajando pocos goles. El Real Madrid llega a la cita después de tres partidos sin encajar y el Chelsea, desde el cambio de técnico, lo hizo en 16 de sus 21 encuentros.

“Una semifinal es un partido complicado pero no creo que vaya a ser el Chelsea un equipo encerrado, es completo, defiende y ataca bien. Tenemos que estar atentos, defender bien también y a la hora de crear ocasiones, tenemos que ser nuestra mejor versión para hacer daño”, apuntó.

EFE