Yann Sommer, portero de Suiza, podrá enfrentarse a Turquía después de ausentarse unas jornadas tras el nacimiento de su segundo su hijo y regresar a tiempo para disputar el último encuentro de la fase de grupos de la Eurocopa.

El guardameta del Borussia Mönchengladbach era duda para el choque decisivo de su Selección, que con un solo punto después de empatar 1-1 frente a Gales y perder 3-0 contra Italia, se jugará ante Turquía el boleto para los octavos de final.

En la rueda de prensa previa al duelo, Sommer compartió sus sensaciones tras ser padre y analizó el choque ante el conjunto otomano.

“Fue muy emotivo y bastante estresante volar de vuelta a Alemania justo después del partido contra Italia. Pero fue muy bonito. Disfruté mucho el día después. Los chicos (sus hijos) se conocieron por primera vez. No hay muchos momentos más agradables en la vida”, declaró.

Además, indicó que espera poder contagiar a sus compañeros las “emociones positivas” que ha traído de Alemania tras conocer a su segundo hijo y resaltó que Suiza sabe “exactamente lo que tiene que hacer” para superar a Turquía.

Cuestionado por si una derrota podría dar por cerrado un ciclo de una generación de jugadores, respondió que en estos momentos no piensa en esa posibilidad: “Honestamente, para nosotros es un partido de clasificación para octavos de final. La atmósfera es buena. Estamos en el torneo y tenemos grandes planes. Mañana veremos a un equipo diferente que el que vimos ante Italia”, finalizó.

Ver más: ¡CON FUNES MORI Y SIN ‘CHICHARITO’! LA CONVOCATORIA DEL TRI PARA LOS AMISTOSOS CONTRA PANAMÁ Y NIGERIA