La vuelta de Eden Hazard a los terrenos de juego con el Real Madrid se cumplirá al fin ante el Celta de Vigo, tras 82 días de baja, después de la protección por la que optó Zinedine Zidane en los dos últimos encuentros, ante Real Sociedad y Osasuna, en los que esperaba una dureza física que el belga no está aún en condiciones de soportar.

Hazard ultimará su puesta a punto esta semana, trabajando en solitario lunes y martes en la ciudad deportiva del Real Madrid, y desde el miércoles con el grupo como ha hecho las dos últimas semanas.

Lesionado desde el 26 de noviembre, cuando sufrió una dura entrada de su compatriota Thomas Meunier en el encuentro de UEFA Champions League frente al Paris Saint-Germain, las esperanzas de las primeras pruebas se torcieron cuando se comprobó ante sus malos síntomas que tenía afectado el tobillo derecho donde tiene una placa de titanio de una operación previa.

Aunque Hazard evitó el quirófano, el proceso de recuperación ha sido más lento de lo esperado y su tiempo de baja se dispara finalmente casi hasta los tres meses.

Una vez que no llegó a tiempo al objetivo de estar en el derbi madrileño frente al Atlético de Madrid, el nuevo reto es llegar en las mejores condiciones posibles al gran duelo europeo ante el Manchester City.

Antes de la cita en la UEFA Champions League, cuyo primer capítulo lo acogerá el estadio Santiago Bernabéu, dispondrá Hazard de dos partidos de Liga para ganar ritmo de competición ante el Celta de Vigo y Levante. De esta forma, a su regreso 82 días después se habrá perdido 16 partidos del Real Madrid y la consecución del primer título como jugador madridista, la conquista de la Supercopa de España.

Ver más: TEN HAG CRITICÓ EL ROL DE FRENKIE DE JONG EN LA OFENSIVA DEL BARCELONA