Xavi Hernández consideró que “con resultados” tiene que “devolver la ilusión que se ha generado” con su fichaje antes de estrenarse en el banquillo azulgrana en el derbi de Liga ante el Espanyol.

“Jugamos un derbi y no podemos fallar. Ganando un derbi siempre sales reforzado. Intentaremos jugar bien, tener la posesión, no especular, presionar alto y jugar a campo contrario, así creemos que es más fácil ganar. Estamos novenos y tenemos urgencias en la clasificación”, explicó el técnico del Barcelona.

En su primer partido Xavi tendrá bajas importantes, las de Dembélé, Pedri, Agüero, Braithwaite y Ansu Fati. Esto le obligará a improvisar un once, que podría contar con la presencia de jugadores del filial en ataque como Ez Abde.

“No lo tengo decidido. Valoro mucho cómo están los jugadores en el entrenamiento, mis sensaciones también son buenas con los jóvenes, no solo con los que ya estaban en el primer equipo. Están preparados y alguna sorpresa podrá haber, lo decidiremos después del entrenamiento de esta tarde”.

Preguntado por cómo afronta su debut, Xavi admitió que está “menos nervioso que cuando era futbolista”. “Al final es transmitir la idea a los futbolistas y que puedan llevarla a cabo. Estoy muy tranquilo y confiado, las sensaciones son buenas. La presión ahora tiene que ser para mí y para mi cuerpo técnico, no para los jugadores jóvenes”, consideró.