La lucha libre de la WWE es entretenimiento deportivo. Normalmente las funciones televisadas llevan guión y las súper estrellas requieren de una gran preparación histriónica.

Sin embargo, eso es muy distinto a afirmar que se trata de algo falso y eso lo comprobó el luchador Heath Slater, quien estuvo a punto de perder el ojo derecho durante una lucha contra Titus O'Neil.

La empresa tuvo una presentación en Bangor, Maine y después de varios movimientos, sufrió un golpe por parte de su rival, que le provocó una aparatosa herida de seis centímetros por encima del ojo derecho.

Los médicos intervinieron de inmediato y se declaró ganador de la lucha a O'Neill. El luchador fue trasladado a la enfermería y ahí recibió un total de 18 puntos de sutura.

En un comunicado, la WWE destacó que la lesión no es grave, pero sí resulta peligrosa por estar tan cerca del globo ocular, por lo que Slater será observado y seguramente recibirá una baja médica que lo ausente de varias presentaciones.