Rodrigo Moreno rescató de penal un punto en el descuento contra el Wolverhampton Wanderers (1-1) para dar algo de oxígeno a los de Marcelo Bielsa.

Wolves, con Raúl Jiménez de titular, paladeó la victoria gracias un tanto del surcoreano Hwang Hee-Chan, pero el Wolves salvó un punto en el tiempo añadido.

Nelson Semedo, el exlateral del Barcelona, cometió un penalti infantil al derribar al joven Joe Gelhardt dentro del área.

Rodrigo tomó la responsabilidad desde los once metros sobre la bocina y engañó a José Sá para alegría de Elland Road, que ve cómo su equipo vuelve a sumar un punto en la liga y se queda décimo séptimo con siete unidades, tres por encima de la zona de descenso.

El Wolves tampoco acaba de coger la buena racha y se queda décimo con trece puntos. 

TE PUEDE INTERESAR: Salah: “Me gustaría quedarme hasta el último día” en Liverpool