West Brom recibió a Chelsea en la tercera jornada de la Premier League en un partido con similares intenciones.

Los ‘Baggies’ buscaban conseguir su primer triunfo de la temporada, y los ‘Blues’, que contaban por primera vez con Thiago Silva como titular, el corregir tras la derrota ante Liverpool.

El partido inició de forma sorprendente.

Al 4’, Marcos Alonso perdió posesión tras un suave cabezazo en su lateral izquierda. Matheus Pereira recuperó el balón y asistió a Callum Robinson, que definió con un zurdazo cruzado que pasó entre las piernas de Reece James para el 1-0.

Poco después, los visitantes tuvieron dos opciones clarísimas de gol que no pudieron aprovechar: Tammy Abraham falló sin marca bajo el arco de Sam Johnstone y Timo Werner estrelló un centro de Mason Mount al travesaño.

Al minuto 25, Silva, que salió como capitán, perdió el balón de forma increíble en la salida. La pelota se le pareció escapar mágicamente de los pies y le cayó nuevamente a Robinson, para el 2-0.

Dos minutos después, Kyle Bartley incrementó la ventaja local a 3-0 al definir dentro del área ‘Blue’ tras un tiro de esquina. 

El segundo tiempo inició de manera estrepitante para Chelsea. Al 55’, Mason Mount disparó potente desde fuera del área local; un tiro que tomó una curva endemoniada y que venció a Johnstone para el 3-1. 


Al 70’, Timo Werner, Callum Hudson-Odoi y Kai Havertz se combinaron velozmente para el segundo gol del club londinense, obra de Hudson-Odoi con un derechazo cruzado. 


En tiempo añadido, y cuando parecía que el club de la capital perdería su segundo partido consecutivo, Tammy Abraham empujó un disparo Mount que le cayó de rebote para el milagroso empate a tres goles. 




TE PUEDE INTERESAR: ¡El Diablo metió la cola al 100'! Manchester United, in extremis ante Brighton