El director de Desarrollo del Futbol Mundial de la FIFA, Arsene Wenger, aseguró que el objetivo del proceso de consultas sobre el calendario internacional es “optimizar” el mismo “para todos”, ya que “el formato actual ya no sirve y está obsoleto”.

“El calendario internacional mantiene el equilibrio entre el fútbol de clubes y el de selecciones, porque determina las fechas en las que los futbolistas representan a sus países. Este equilibrio es de un 80-20, y queremos que continúe siendo así. No obstante, el formato actual ya no sirve y está obsoleto”, dijo.

Al frente del proceso de consultas iniciado por la FIFA con las partes para “mejorar el futbol del futuro”, Wenger aborda ese martes y el próximo jueves las reuniones con los seleccionadores nacionales para debatir un nuevo modelo de calendario internacional a partir de 2024, después de haberlo hecho con las asociaciones nacionales.

Según informó la FIFA, los planteamientos de mejora de Wenger pasan por reorganizar el fútbol de selecciones en menos periodos, pero más largos, y reducir así los desplazamientos de los jugadores, de forma que podrían optimizar su rendimiento y se simplificaría el calendario para los aficionados.

Esto daría lugar a fases finales relevantes en el mes de junio, sin añadir más partidos al total anual.

El proyecto de Wenger también contempla establecer un periodo de descanso obligatorio anual para los jugadores.

“Estas son mis propuestas para el futuro del futbol. Queremos escuchar otros puntos de vista e ideas para optimizar el calendario para todos”, afirmó un día antes de la reunión del Consejo de la FIFA.