Celta de Vigo goleó al Villarreal en La Cerámica (2-4) en un buen duelo, especialmente en una primera parte que sin embargo también tuvo un polémico final, con un gol de penalti previa consulta de VAR que suponía el 1-3 y que derivó en expulsiones de jugadores locales en el banquillo por protestar.

Tras retirarse al descanso con un cómoda ventaja en el marcador, el Celta dio un golpe casi definitivo al choque antes del primer cuarto de hora con un cuarto gol, que mató la reacción del Villarreal en busca de acortar la desventaja

En los últimos compases el partido se descontroló con varias acciones polémicas.

Minutos después de cambiar una tarjeta roja directa por una amarilla a Néstor Araujo (quien jugó los 90 minutos) a instancias del VAR y tras señalar en el tiempo añadido un nuevo penalti a favor del Celta que transformó Brais Méndez, los locales Mario Gaspar y Gero Rulli fueron expulsados desde el banquillo por protestar, mientras que Albiol recibió tarjeta amarilla.

Además, el mexicano llegó a los 100 partidos con el Celta, siendo 97 duelos de liga y tres de copa.

De hecho llegó el cuarto tanto gallego, tras rematar el argentino Solari un servicio de Aarón con el que batía por abajo a Asenjo.

A pesar de que quedaba por delante más de media hora de partido el gol prácticamente liquidó el choque, con un Celta bien pertrechado atrás y un Villarreal tocado que perdió fuelle.

En el ultimo cuarto de hora , y con un marcador tan favorable para los visitantes, el partido parecía bien controlado por el Celta ,pero un gol de penalti marcado por Gerard Moreno en el minuto 87 y la siguiente expulsión del visitante Ferreyra espolearon a los locales, pero ya sin repercutir en el marcador.

VER MÁS: CHIVAS YA TUVO ACERCAMIENTO CON NÉSTOR ARAUJO