Vélez, el sorpresivo rey de la posesión en la Superliga

¿Va de la mano la tenencia con el dominio?