Un enfrentamiento netamente británico por el
título de peso pesado entre Anthony Joshua y Tyson Fury en el 2021 está
cada vez más cerca.

Fury confirmó que llegó a un acuerdo con el equipo de Joshua para montar un
par de peleas entre los actuales poseedores de los cinturones de peso
pesado.

“La más grande pelea de la
historia del boxeo británico ha sido pactada”, indicó Fury en un mensaje
de video que publicó en Twitter. “Dos peleas pactadas".

El promotor de Joshua, Eddie Hearn, dijo antes a la cadena británica
Sky Sports, que ambos bandos se pusieron de acuerdo en disputar dos
peleas.

“Estamos en sintonía”, señaló Hearn. “Es justo decir que, en principio, ambos boxeadores acordaron pelear. Dos peleas”.

Aun no se determinan las fechas específicas y sedes. Tampoco han
firmado los contratos. Pero Hearn indicó que las partes acordaron los
términos financieros.

“La pelea podría darse el próximo verano”, dijo Hearn, aunque reconoció que “hay mucho que superar”.

Primero, Fury tiene planeado enfrentar a Deontay Wilder por tercera
ocasión. Bob Arum, promotor de Fury, le dijo a The Associated Press el
lunes que Fury “le debe” a Wilder una tercera pelea tras arrebatarle el
cinturón del Consejo Mundial de Boxeo al estadounidense en febrero en un
enfrentamiento que ganó con un nocaut técnico en el séptimo round.

El miércoles, Fury describió la tercera pelea ante Wilder como un “obstáculo”.

“Tengo que aplastarle la cara a Deontay Wilder otra vez, en la
siguiente pelea y después iremos ante Joshua en la pelea del próximo
año", dijo.

Arum, director ejecutivo de
Top Rank, dijo que están buscando que esta pelea sea en noviembre o
diciembre. Entonces después Fury volteará su atención hacia Joshua,
actual campeón de la AMB, FIB y la OMB, indicó Arum.

Fury también tiene una defensa obligatoria de su título ante Dillan
Whyte. Joshua también tiene programado pelear este año, frente a su
primer retador de la FIB, Kubrat Pulev.

Hearn aseguró que la pelea Joshua-Fury sería “la más grande pelea en la historia del boxeo británico”.

“No se puede ser más grande y no habrá una pelea más grande en nuestra generación”, agregó Hearn.

Ambos bandos están entusiasmados de llevar a cabo la pelea en un
recinto repleto de público, lo cual no es posible en este momento debido
a las restricciones por el coronavirus.

La revancha entre Fury y Wilder atrajo un lleno total en Las Vegas, con
una taquilla récord de 17 millones para el evento en vivo, que es
aparte de la transmisión televisiva con pago.