En el encuentro amistoso preparativo para la Euro 2016, Inglaterra venció por 1 a 0 a Portugal en el mítico Wembley. El gol del triunfo lo marcó Chris Smalling para los de Hodgson, ante una selección lusa que no contó con Cristiano Ronaldo.

Pero la imágen del partido fue la dura patada que se llevó Harry Kane. El delantero de Tottenham se aprontaba para peinar el balón, hasta que apareció Bruno Alves y por muy poquito, no pegó una insólita patada voladora.

No te pierdas esta increíble jugada.