Tras el incidente entre Lewis Hamilton y Max Verstappen en Silverstone, la polémica continúa. Toto Wolff, director ejecutivo de Mercedes, salió en defensa del piloto británico diciendo que “es lo contrario a un piloto sucio”.

“Todo el mundo tendrá un cierto sesgo hacia incidentes como ese. No hemos visto grandes incidentes con él y por eso mantiene su comportamiento”, declaró para el medio francés RTL.

Esto como respuesta a Christian Horner, jefe de Red Bull, quien calificó el hecho como “una falta de juicio y desesperación”, además de considerar que una lesión hacia Verstappen hubiera ameritado una sanción más fuerte.

Con el triunfo en el Gran Premio de Gran Bretaña, Mercedes recortó la ventaja por el liderato en el campeonato de constructores: 289 puntos de Red Bull por 285 de los de Wolff.

Así como en el campeonato de pilotos, donde Hamilton se encuentra segundo con 177 unidades por 185 del primer lugar.