Tom Brady ha extendido su contrato con los Tampa Bay Buccaneers por un año más ligándolo al equipo para la temporada de 2022.

A través de su cuenta de Twitter, fue el  quarterback compartió la noticia con una foto firmando el nuevo contrato:

“En la búsqueda del octavo (Super Bowl), mantenemos a la banda unida”.

El nuevo acuerdo establece que el pago a Brady se desglosará en 4 años pero lo mantendrá en el equipo sólo hasta 2022.

Este nuevo contrato además le permitirá a los ‘Bucs’ ahorrarse 19 millones de dólares de golpe en el espacio salarial. Así, Tampa Bay tiene la oportunidad de retener a otros jugadores que terminaban contrato como Shaq Barrett y Rob Gronkowski. Un esfuerzo más de Brady por perseguir otro anillo de Super Bowl.

Brady cumple 44 años en agosto, pero él ha mencionado en distintas ocasiones que le gustaría jugar más allá de los 45. El gerente general de Tampa Bay, Jason Licht, afirmó que una extensión para TB12 estaba en planes después de que el equipo ganara su segundo Trofeo Lombardi en su propio estadio el pasado febrero.

De acuerdo a Tom Pelissero, de NFL Network, Brady no pidió un aumento después de ganar un 7° Super Bowl y con este nuevo contrato, reafirma su intención de mantener a Tampa Bay como contendiente en las próximas temporadas.

El equipo confía en Brady, tal y como lo demuestra la publicación de Twitter del linebacker de los ‘Bucs’ Devin White en respuesta a la noticia.