Era una misión imposible, pero el Diablo no se rindió y le dio batalla a un Sao Paulo que tenía en la bolsa los Cuartos de Final de la Copa Bridgestone Libertadores, equipo ante el que terminó cayendo 3-5 global, pero superando 3-1 en el duelo de vuelta en el Nemesio Diez.

El primer aviso de los locales se dio apenas a los tres minutos con un tiro potente de Carlos Esquivel que pasó por encima del travesaño.

Un nuevo ataque de los Diablos se dio cuando Fernando Uribe remató de cabeza dentro del área, pero se fue desviado, apenas a los 13 minutos de partido.

Fue el mismo Uribe el que cinco minutos después abrió el marcador con un remate seco de cabeza.

Los embates de los Diablos no cesaron, pero no tuvieron la fortuna de anotar, incluso pegaron un par de balones en los postes.

Una desatención apenas a los 50 minutos hizo que Michel Bastos igualara el marcador, una auténtica losa para los choriceros.

Todavía respondieron con un cabezazo de Enrique Triverio a los 60 minutos, con el que ilusionó a los aficionados.

A falta de tres minutos, Fernando Uribe anotó doblete para poner cifras definitivas con un 3-1 (3-5 global).

José Saturnino Cardozo se despidió del Infierno desde la Tribuna al ser expulsado en el Primer Tiempo por gritos excesivos y en declaraciones posteriores, aseguró que regresará para poderle dar un día un título a Toluca.