Ricardo La Volpe aceptó con Fernando Schwartz que sí dejó un pendiente antes de decir adiós a la dirección técnica; incluso, ese anhelo tiene origen en una caída que asumió totalmente. 

"Mi carrera cambió cuando perdí el campeonato de Boca (Juniors). La tengo clarísima. Yo hubiera ganado ese campeonato con Boca, que se me escapa increíblemente de las manos: dos partidos, un punto por sacar, y después todavía no me superan. Fuimos al tercer partido. Hubiera cambiado todo. 

"Julio Grondona sabía cómo jugaba el equipo, cómo demostraba futbolísticamente ese equipo. Él me decía que iba a ser candidato seguro a la selección (de Argentina). 

"Me cambió todo porque de ahí, si hubiera ganado ese campeonato, estoy seguro que hubiera ido a Europa, sin ninguna duda. Si me preguntas, ¿qué me faltó? Es el haber ido a Europa". 

Además, La Volpe aceptó que su temperamento pudo acarrearle problemas en el futbol, aunque esa característica solo aplicaría en México, donde desarrolló su trayectoria en los banquillos.

"Quizá mi forma de ser, mi carácter. No me gusta el manoseo, no me gusta la falsedad. Toda mi vida fui derecho. Si vas a Argentina, te puedo asegurar que no tengo tantos detractores como acá, y eso que perdí un campeonato. Me hago responsable, por eso renuncio. A mí nadie me quería matar. Todavía tenía seis meses de contrato (en Boca Juniors)".

SU PASO POR EL TRICOLOR

Ricardo Antonio La Volpe tomó el mando de la Selección Mexicana rumbo a Alemania 2006, donde hizo célebre la frase 'pasar caminando' el hexagonal de la Concacaf, aunque admitió que "cuatro años en la Selección (Mexicana) fue fuerte. No es fácil estar cuatro años en una selección. Cuando yo asumo en el 2002, hacía varios años que nadie duraba los cuatro años. Casi todos se caían en la eliminatoria o se caían antes. Hasta que vino el caso de (Juan Carlos) Osorio".

SUS DETRACTORES

Ricardo La Volpe, fiel a su estilo, expresó que "si alguien habla tanto de uno, y siempre te pone, es porque te tiene ahí arriba". 

EL BACHE QUE TENDRÍA EL TRICOLOR

Para La Volpe, la Federación Mexicana de Futbol tendría que planear a largo plazo y comenzar a cosechar frutos; además, puntualizó en una característica que afectaría el desempeño del futbolista nacional en los grandes escenarios, tomando como ejemplo aquel partido de Andrés Guardado en Alemania 2006. 

"La federación tiene que entenderlo. Pensar en los otros cuatros y en los otros cuatros (años); ¿por qué? Porque no tenemos, a nivel selección, roce, a nivel internacional (…) Jugar con presión es un nerviosismo y el nerviosismo te ata. 

"Guardado se enteró de jugar (contra Argentina) en el hotel, cuando doy la charla, cuando viajábamos ya al estadio. Quería que durmiera tranquilo, pero cuando entró a la cancha, llegó la presión". 

Incluso, contrastó la presión de aquella justa en suelo teutón con la más reciente actuación mundialista, donde México venció al campeón Alemania y le pegó a Corea, con la caída en el tercer partido en fase de grupos de Rusia 2018. 

"Fíjate lo que nos pasó con Suecia: el que teníamos estudiado; ¿cuál fue el peor partido de México? No tenías que perder contra Suecia. La presión fue muy fuerte y, para mí, fue el peor partido". 

TE PUEDE INTERESAR: La Volpe: "Si Guardiola no hubiera dicho nada de mí, eso me preocuparía"