Brasil junto con Neymar, que son conscientes de que no están de
vacaciones, e instó a la población a concienciarse de la gravedad de la
pandemia del coronavirus COVID-19.

"Sabemos que no son
vacaciones. Tenemos que concienciarnos con la pandemia que está
ocurriendo en todo el mundo. Todos nosotros estamos asustados con eso.
Espero que no afecte nuestro regreso (a París)", afirmó el central de 35
años nacido en Río de Janeiro.

El zaguero de la selección
brasileña informó que está "en cuarentena" en su casa de Río tras volar
desde Francia, donde hay unos 11.000 casos confirmados de coronavirus y
372 muertos.

"La cosa estaba muy fea", señaló.

Thiago
Silva espera que la crisis sanitaria que atraviesa Francia no llegue
"con la misma fuerza" a Brasil, donde hasta este jueves se habían
registrado siete muertes, cuatro de ellas en Sao Paulo y las otros dos
en Río de Janeiro, y 621 casos de coronavirus.

"Espero que al
final todo esté bien porque las personas se están concienciando de lo
que tiene que hacerse. Espero que las playas estén vacías lo más rápido
posible y que nos concienciemos de que no son vacaciones", indicó.

"Es
un momento de reflexión, de pensar en el prójimo y quedarse en casa
para que esto pueda pasar lo más rápido posible", completó.

Thiago
Silva volvió a Brasil esta semana junto con Neymar, luego de que el
París Saint-Germain (PSG) suspendiera los entrenamientos por la crisis
del coronavirus, una vez suspendidas las competiciones nacionales y
europeas.

Otros jugadores del conjunto francés, como el neerlandés Mitchel Bakker, también han optado por volver a sus países de origen.

El
PSG aún no sabe cuándo podrá retomar su actividad y ha pedido a sus
jugadores que sigan un programa individual de ejercicio hasta nueva
orden.

Thiago Silva manifestó que durante su aislamiento
domiciliario realizará carreras y trabajos de musculación para
mantenerse en forma, y que cuidará la alimentación.