Marc-André ter Stegen querrá olvidar rápidamente lo que sucedió en la derrota de Alemania ante Eslovaquia por 3-1.

El arquero cometió un error garrafal que permitió que la modesta selección rival se pusiera 3-1.