La segunda temporada de Chase Young en la NFL no ha cumplido con las expectativas, con solamente 1,5 capturas y críticas del propio entrenador en jefe de Washington, Ron Rivera.

Ahora la pregunta es si la campaña de Young ha llegado a su fin debido a una lesión de ligamentos en la rodilla derecha.

El Novato Defensivo del Año en 2020 cayó al campo sin contacto de por medio en el segundo cuarto de la victoria de Washington de 29-19 sobre los campeones del Super Bowl, los Buccaneers de Tampa Bay.

“Hay algo de preocupación. Mañana lo evaluaremos. Potencialmente es una lesión de ligamento anterior cruzado, pero aún no estamos seguros”, dijo Rivera, cuyo equipo rompió una racha de cuatro derrotas para mejorar su récord a 3-6.

Young no regresó a jugar contra los Buccaneers (6-3), aunque sí salió del vestidor y se quedó en la banca usando muletas y con sudadera a partir del tercer periodo.

El defensivo, segunda selección del draft de 2020, se lesionó cuando trataba de vencer al tacle izquierdo Donovan Smith y presionar a Brady. Young terminó tendido en la cancha, doliéndose y manteniendo la pierna derecha estirada.

Ver más: LEWIS HAMILTON, “EN OTRO PLANETA” EN EL GP DE SÃO PAULO