El presidente Joe Biden le dio la bienvenida a Tom Brady y los Buccaneers de Tampa Bay, campeones del Super Bowl, a la Casa Blanca.

Se trató de la primera visita de Brady desde el 2005 con los Patriots de Nueva Inglaterra cuando George W. Bush estaba en la oficina.

Brady ha ganado títulos con cuatro administraciones distintas pero decidió no asistir en 2015 con Barack obama y el 2017 con Donald Trump.

 

Brady estuvo en el centro junto a Biden, el coach Bruce Arians y al dueño Bryan Glazer en la ceremonia, en la que bromearon sobre su edad, las elecciones y el presidente les pidió a los jugadores que se vacunen contra el coronavirus si no lo han hecho ya.

Brady, campeón de siete Super Bowls, estuvo bromeando y comparó a los Buccaneers a la elección de Biden.

“No mucha gente creía que ganaríamos, y creo que en realidad el 40% de la gente no cree que hayamos ganado”, dijo con una sonrisa.

“Hubo un juego en Chicago en el que se me olvidó el down que estábamos. Perdí la noción de un down en 21 años jugando y me empezaron a llamar ‘Tom durmiente’. ¿Por qué me hacen eso?”.

 

Biden recibió de regalo la tradicional camiseta con el No. 46 y que Glazer dijo fue apropiado debido a que Tampa Bay comenzará su 46ma temporada como franquicia.

“Si no se han vacunado, háganlo. Pónganse una, pónganse una. Salvarán vidas y nos ayudarán a regresar a nuestras vidas y las de sus amados”, aseguró el Presidente.