El partido entre el Manchester United y el Bournemouth, correspondiente a la última jornada de la Premier League, ha sido suspendido después de que se encontrara un paquete sospechoso en el estadio de Old Trafford.

El encuentro fue retrasado inicialmente después de que el delegado del United le comunicara al árbitro de la contienda, el inglés Jon Moss, que había "un incidente en algún lugar del estadio".

En principio, habían desalojado dos de las tribunas del estadio, precisamente las de Stretford End y del Sir Alex Ferguson Stand, pero minutos después confirmaron la suspensión del encuentro y todos los presentes se retiraron del recinto.