UEFA consideró que se ha dado un paso importante hacia un modelo basado en los valores, la solidaridad y el mérito deportivo tras la resolución del Parlamento Europeo.

La misma fue aprobada con 597 votos a favor, 36 en contra y 55 abstenciones de los miembros de los 27 estados miembros de la UE.

Sin embargo, los promotores de la Superliga Europea reiteraron que esta no es una competición rupturista.

Además, “apoya plenamente los valores expuestos” en el informe aprobado por el Parlamento Europeo y que esta no es una competición rupturista, pero cuestionaron que se permitan actuaciones “como las de la UEFA en régimen de monopolio”.

“Hay una cuestión esencial que, sin embargo, no ha sido abordada por el Parlamento Europeo en el día de hoy relativa a la necesidad de garantizar que todos los actores que participen en el sector del deporte de la Unión Europea respeten sus valores fundamentales y marco jurídico, sometiéndose a la jurisdicción de sus Juzgados y Tribunales – en particular en materia de Derecho de la competencia”, señalaron.

“El deporte europeo, y el fútbol en particular, necesita protección urgente ante los abusos que vienen siendo cometidos por una serie de actores ajenos a la Unión Europea, que persiguen intereses no relacionados con el deporte y utilizan clubes de fútbol como plataforma para sus propios intereses, incumpliendo el fair play financiero y dañando la sostenibilidad del futbol tradicional”, añadieron.

Los promotores del proyecto, del que no se han desvinculado Real Madrid, Barcelona y Juventus, mantuvieron que “la Superliga es precisamente proteger el fútbol europeo frente a dichos abusos.

Asegurando el cumplimiento estricto del fair play financiero, garantizando la sostenibilidad financiera de los clubes y estableciendo un sistema de gobierno transparente y eficaz para los clubes, y no en beneficio de terceros ajenos a la Unión Europea, sean o no Estados, que utilizan el fútbol para otros fines”.