El futbolista luso-canadiense Stephen Eustaquio, que compartió vestuario
en la sub-21 lusa con Bruno Fernandes o Diogo Jota, ha protagonizado un
excelente arranque liguero con el Paços de Ferreira luso y entre sus
objetivos está llevar a Canadá al Mundial de catar 2022, 38 años
después.

Canadá es el país que le dio "todo hasta los siete
años", al que emigraron sus padres de nacionalidad portuguesa, reconoce
el futbolista durante una entrevista con EFE.

Tras fichar en enero de 2019 por el Cruz Azul de México, ahora juega cedido en el Paços de Ferreira.

Stephen,
de 23 años, está considerado como uno de los futbolistas de la
'generación de oro' del fútbol portugués y se ha convertido en uno de
los centrocampistas de moda de la Liga Portugal por su visión de juego y
su buena llegada, ya que en seis partidos ha anotado dos goles, uno de
ellos ante el Oporto, al que derrotaron por 3-2.

En su punto de
mira también están los puestos de la tabla que lleven de nuevo a Europa
al Paços de Ferreira. Un objetivo que, reconoce, "no es fácil", pero que
se conquistará "partido a partido".

Pregunta: Su infancia en Canadá y la marcha a Portugal.

Respuesta: Yo ya estaba interesado porque mi padre jugaba al fútbol, pero era algo muy sencillo, los fines de semana. Cuando llegué a Portugal con siete años ya empezamos con algo más serio.

Mi marcha de Canadá fue algo muy tranquilo porque unos meses antes mi madre ya empezó a hablarme en portugués. La transición fue muy fácil porque desde Canadá la cultura portuguesa ya estaba muy presente.

P: Inicios en el fútbol.

R:
Jugué en un club de Nazaré, para divertirme. Cuando tenía catorce años
sí que empecé a mirar las cosas de una forma diferente y a trabajar
duro. Poco a poco, como si caminara una escalera, empecé y aquí estoy.

P: Fichaje por el Cruz Azul de México y una lesión inesperada.

R:
Me lesioné en la segunda semana, no quiero hablar mucho de eso, pero
fue una experiencia muy buena en la que encontré diferentes personas con
culturas diferentes y, al final, crecí mucho y estoy feliz de haberlo
pasado.

Lo que yo más quería era jugar para los aficionados. En
el tema personal creo que crecí mucho. Empecé a valorar mucho a la
familia, a los amigos, las cosas fuera del fútbol. El fútbol es como una
bola que vivimos muy intensamente y, a veces, no miramos las cosas de
fuera. Crecí mucho porque valoré mucho más las conexiones que tenía y el
futuro, el preguntarme después del fútbol qué haría. Aprendí mucho a
mirar y no jugar. Creo que los ocho meses son muy malos porque no
juegas, pero no puedes llevarlo por ahí. Tienes que pensar que vas a
crecer de otra manera para estar mejor en el futuro.

P: Estadio Azteca. 81.000 almas.

R:
Es una experiencia buena. Entras, miras a tu alrededor y te das cuenta
de lo grande que es, nunca acaba. Es muy alto. Yo pude jugar un gran
derbi en México y el estadio estaba lleno. La gente en Europa, por los
horarios, no suele ver los partidos de América, pero deberían ver la
liga mexicana.

P: La liga portuguesa.

R: Es una liga muy fuerte. Yo necesitaba un espacio que conociese, en el que pudiese jugar. Tengo muchos amigos en el equipo que son muy buenos, pero necesitaba la confianza de poder jugar. Ahora creo que es lo mejor que hice. Estoy jugando bien, la gente me valora. Estoy feliz.

P: ¿Podría el Paços de Ferreira volver a Europa?

R: Es difícil, no voy a negarlo. Tenemos plantillas como Benfica, Oporto, Braga, Sporting… Todos los partidos son difíciles, pero yo creo que tiene que ser partido a partido.

P: El técnico del Paços, Pepa.

R: Es un buen entrenador. Estuvo en plantillas que siempre estaban en puestos bajos en la liga pero, si tiene materia prima, buenos jugadores y buenas condiciones, puede ser un entrenador de "top 5" en portugal.

P: Martín Calderón, de la cantera del Real Madrid.

R:
Es un buen jugador, técnicamente muy fuerte. Por la pandemia estuvo
parado seis o siete meses en el Real Madrid B. Le costó un poco cuando
empezamos, pero ahora va a tener muchas más oportunidades. Es un jugador
muy importante para nosotros.

P: Diogo Jota.

R: Jota
estuvo en Paços, Atlético, Oporto, Liverpool. Trabaja mucho. Es una
persona muy trabajadora, muy delicada con la pelota, juega mucho. No se
va a quedar ahí, va a ir más arriba. Compartí vestuario con él, era
capitán del equipo de sub-21 de Portugal y en los momentos malos mostró
una personalidad muy fuerte. Es una persona muy humilde y merece estar
donde está.

P: ¿Cómo ha cambiado el fútbol con el coronavirus?

R:
Para volver al estadio tiene que haber comportamientos buenos fuera de
él. Tienen que ser educados, cívicos y respetar las normas de seguridad.
Los necesitamos en el estadio, pero poco a poco. Yo creo que ahora hay
más concentración (de los jugadores en el campo) por el poco ruido.
Ahora hablamos más entre nosotros porque solo nos oímos a nosotros. A
mejor concentración, mejores resultados.

P: Próxima parada, la selección de Canadá.

R:
El entrenador de Canadá ya me había llamado cuando era sub-21 en
Portugal, pero yo ya estaba comprometido con Portugal y no pude hacerlo.
Yo quería continuar el proceso de ser internacional y estar en todas
las plataformas. Miraba la selección portuguesa y veía muy buenos
jugadores. Por otro lado, estaba una selección y un país que me dio todo
hasta los siete años y un entrenador que me quería mucho. Empecé a
pensar en cómo podía ayudar a Canadá. Las cosas que me presentaron
fueron magníficas y estoy realmente feliz. Creo que podremos competir en
varias competiciones, incluido el mundial de Catar 2022.

P: ¿Cuál es el calendario?

R:
Tenemos una convocatoria ahora en enero porque la gente en América está
parada en ese tiempo y quieren volver a entrenar, algo corto. En enero
jugaremos contra Panamá. Después, en marzo, empezaremos la fase de
clasificación para Catar.

P: John Herdman, seleccionador de Canadá.

R:
Yo no le conocía, hablamos por teléfono. Me ha dicho que cuenta
conmigo. Es una persona muy educada que me esperó. Durante la lesión fue
muy paciente y nunca me presionó. Le reconozco mucho valor. En cuanto a
Canadá, nuestro objetivo es el Mundial de Catar. Tenemos muchos
jugadores buenos como Alphonso Davies (Bayern de Múnich) o Jonathan
David (Lille). Podemos hacer cosas buenas.

P: Objetivos de futuro. El Cruz Azul es cuarto en México.

R:
Tengo muy buenos amigos, Orbelín Pineda o Elías Hernández. Me lesioné,
pero todos me apoyaron y hablo con ellos como si fuesen de aquí, de
Portugal. Les mando mucha fuerza. Voy a estar en Paços de Ferreira hasta
2022. Después tendré que hablar con Robert Siboldi.

P: Nació en Nazaré, la meca del surf, ¿por qué futbolista y no surfista?

R: Lo probé, pero me gusta más el fútbol. Soy muy malo (sonríe).