Srdjan Djokovic, el padre del tenista Novak Djokovic, declaró que los esfuerzos para que su hijo supere los problemas que encara para entrar en Australia, donde intenta participar en el Grand Slam de Melbourne, representan una lucha por un mundo libre.

Esta es la lucha por la libertad del mundo, no es sólo la lucha por Novak, sino una lucha de todos”, dijo Djokovic padre en el portal Sputnik en serbio, en referencia a la conocida postura de su hijo de rechazar la vacuna contra la covid-19.

Las autoridades australianas revocaron anoche el visado de Djokovic, número uno del mundo, quien llegó a la ciudad de Melbourne con una exención médica que le permitía participar en el Abierto de Australia sin estar vacunado.

“Si no lo liberan en la próxima media hora, lucharemos por su libertad en la calle“, había advertido Djokovic el miércoles tarde, mientras su hijo esperaba la decisión de las autoridades fronterizas australianas sobre su visado.

El padre del tenista describió a su hijo como “un ídolo, la luz al fondo de un túnel que no apagará la oligarquía política” occidental que “se cree que el mundo es suyo“.

Comparó al tenista con “Jesucristo, a quien crucificaron”, y dijo que algunos intentan ahora “crucificar, humillar y echar de rodillas” a su hijo.

En declaraciones al portal serbio Telegraf, Djokovic declaró que su hijo, al que calificó de “Espartaco del Nuevo Mundo”, “está en cautiverio australiano”.

“Pero nunca ha estado más libre. Desde este momento, Novak se ha convertido en símbolo y líder del mundo libre, del mundo de los países y pueblos pobres y oprimidos”, dijo el padre del deportista.

Novak ha mostrado que un pequeño país puede tener “al mejor tenista y mejor deportista de todos los tiempos”, “una verdad que no se puede ocultar”, dijo Srdjan Djokovic.

Por su parte, el hermano del deportista, Djordje Djokovic, señaló que Novak no desea regresar hasta la decisión, de un tribunal australiano sobre su visado, que las autoridades de Australia le revocaron anoche.

“No quiere porque quiere justicia y es tratado como un criminal y no como deportista que no ha cometido ninguna infracción legal”, quien insistió en que su hermano ha sido privado de todas sus pertenencias mientras espera la decisión.

Indica que su eventual retorno sin el fallo supondría la prohibición de entrada en Australia por tres años, algo que el tenista no desea.

Explicó que Djokovic cumplió todos los protocolos necesarios para su participación en el torneo

Los abogados del tenista recurrieron la revocación, y un tribunal australiano analizará el lunes el recurso.

El serbio esperará la decisión sobre el recurso en el Hotel Park de Melbourne, que también aloja a un grupo de solicitantes de asilo que han sido detenidos por las autoridades de inmigración.

El Gobierno de Serbia pide que Djokovic sea trasladado del “infame” hotel a una casa particular mientras espera la decisión de las autoridades judiciales australianas sobre su visado.

EFE