Tras vencer 2-1 al Paris Saint-Germain de visita y al RB Leipzig 5-0 de locales, el Manchester United enfrentó la tercera jornada del Grupo H de la UEFA Champions League con cierta seguridad. 


Su rival, el Istanbul Basaksehir, perdió sus dos partidos de la máxima competición, y llegaba al partido ante los ‘Red Devils’ como la supuesta víctima.

Pero luego pitó el árbitro y el balón comenzó a rodar en el Estadio Fatih Terim. Al 12’, Aaron Wan-Bissaka subió por la lateral derecha hasta el área de los ‘Búhos’, pero perdió el balón y Boli Bolingoli-Mbombo reventó la pelota.

Del otro lado del potente rechace se encontraba Demba Ba, que se enfiló hacia el arco de Dean Henderson totalmente solo, sin marca, y definió tranquilamente para el 1-0.

Cinco minutos antes de que acabar el primer tiempo, una mala triangulación en medio campo para el United terminó con el balón en los pies de Juan Mata. 


El español no logró controlar la pelota de forma adecuada y cedió para Deniz Türüc, que corrió por banda izquierda y centró hacia Ba.

En lugar de disparar, el senegalés abrió las piernas y dejó pasar el balón para Edin Višća, que definió con un fuerte derechazo para el 2-0. 

El espíritu imbatible de los ingleses se hizo presente al 43', cuando Luke Shaw desbordó por izquierda y centró hacia Anthony Martial. El francés remató de cabeza para descontar el marcador, y así anotar su segundo tanto de la UEFA Champions League. 

En la segunda mitad, Ole Gunnar Solskjaer hizo ingresar a Scott McTominay, Paul Pogba Edinson Cavani, Mason Greenwood y Timothy Fosu-Mensah pero poco pudieron hacer para la causa del United. 

En los últimos minutos del partido, Alexandru Epureanu le sacó un balón en la línea a Martial, así sentenciando a los visitantes y concretando la sorpresa. 

Resultado final: Istanbul Basaksehir 2-1 Manchester United. El próximo juego de ambos clubes será la revancha del partido de hoy, a finales de mes, en Old Trafford.