El modesto equipo, situado en la decimotercera plaza de la cuarta categoría del futbol inglés, sorprendió a los de Claude Puel, que sacó un equipo plagado de suplentes y lo pagó.

Jamie Vardy no estuvo ni convocado y James Maddison se quedó en el banquillo y no entró hasta la segunda parte.

El nigeriano Keleche Ilheanacho fue la referencia arriba de un equipo que se vio abajo en el marcador en el minuto 10, por un tanto de Jamille Matt.

Pese a ser ampliamente favoritos, los Foxes no lograron nivelar el encuentro hasta el minuto 82 por medio de Rachid Ghezzal.

Sin embargo, la alegría le duró poco al Leicester, ya que dos minutos después, Marc Albrighton taponó un disparo con un brazo y el árbitro señaló penalti.

La pena máxima la transformó Padraig Amond consumando la mayor sorpresa de la tercera ronda de la FA Cup. Instancia que finalizará este lunes cuando el Liverpool visite la casa del Wolverhampton.