Su desempeño en todos los rounds dejaba ver que algo no estaba bien, pero fue hasta el final del combate que las irregularidades salieron a la luz

Ryan Karl le ganó al mexicano Luis Solis y el resultado tuvo sentido después de que al final del cuarto round declarara una bomba. Justo a la mitad de la pelea, el de Playa de Carmen aseguró que él no estaba luchando por gusto sino por obligación.

"Vine obligado y lesionado a esta pelea" fue lo que declaró a su equipo además de hacer pública y evidente su molestia en la mano derecha.

¡Aquí las declaraciones!