Una organización de salubridad del estado de Wisconsin decidió poner fin a su sociedad de nueve años con el astro de los Packers Aaron Rodgers, después de que el quarterback explicó sus razones para evitar la vacuna de COVID-19 que la NFL respalda.

Mediante un comunicado en Twitter, Prevea Health indicó que la compañía y Rodgers de común acuerdo decidieron poner fin a su sociedad. Prevea Health y Rodgers habían colaborado desde el 2012.

En el comunicado, Prevea Health indicó que “permanece completamente comprometida en proteger a pacientes, personal, proveedores y comunidades durante la pandemia de COVID-19. Esto incluye promover y ayudar a que la población elegible se vacune contra la COVID-19 para prevenir que el virus impacte más significativamente sus vidas”.

La decisión ocurrió días después de que Rodgers dijo en el programa “The Pat McAfee Show” que buscó tratamientos alternativos a la vacuna de COVID-19 debido a que es alérgico a uno de los ingredientes en las dos inyecciones aprobadas por la FDA de Estados Unidos. Rodgers, quien cumple 38 años de edad en diciembre, no especificó a qué ingrediente es alérgico, o cómo sabe que tiene una alergia.

El astro de Green Bay ha cuestionado los protocolos de COVID-19 de la NFL, así como de cualquier organización que obliga a cumplir requisitos de salud.

“Creo fuertemente en la autonomía del cuerpo y la habilidad de tomar decisiones para tu cuerpo, no tener que someterte a una cultura y sociedad despierta o un loco grupo de individuos que dicen que tienes que hacer algo”, indicó el viernes.

Rodgers, quien se ha sometido a pruebas diarias de acuerdo con los protocolos de la NFL para jugadores no vacunados, se enteró que contrajo COVID-19 esta semana. No podrá regresar con los Packers sino hasta dentro de 10 días y se perderá el partido contra ante Kansas City. Necesita dar negativo antes de volver con el equipo el 13 de noviembre.

Ver más: CARLO ANCELOTTI LLEGÓ A LAS 100 VICTORIAS COMO TÉCNICO DEL REAL MADRID