Dominic Thiem, número tres del tenis mundial, pidió perdón por haber participado sin precauciones sanitarias en el polémico "Adria Tour", donde al menos cuatro tenistas y otras cuatro personas relacionadas dieron positivo por coronavirus ante la falta de distanciamiento social.

En un mensaje colgado en su cuenta de la red social Instagram el tenista austríaco dice que se sintió "consternado" cuando recibió la noticia de los test positivos de jugadores como Novak Djokovic, número uno del mundo y organizador del evento, del búlgaro Grigor Dimitrov (19) y del croata Borna Coric (33).

"Jugamos sin público durante semanas, así que estábamos más que contentos con los fans en esta competición. Confiamos en las reglas contra el coronavirus del Gobierno serbio pero fuimos demasiado optimistas", reconoció en el mensaje.

"Nuestro comportamiento fue un error, actuamos de forma demasiado eufórica. Los siento muchísimo. A mí me han hecho la prueba cinco veces desde entonces y el resultado siempre ha sido negativo", aseguró el número 3 del mundo.

"Le deseo a todos los que se infectaron todo lo mejor y una pronta recuperación", concluyó el mensaje de Thiem, que evita echarle la culpa a nadie por lo sucedido.

Diferente es la opinión de su representante, Herwig Straka, quien culpó directamente y únicamente a Djokovic.

En declaraciones publicadas este jueves por el diario vienés Der Standard, el manager de Thiem señaló al serbio como principal "culpable" y asegura que el evento de Belgrado "fue en la dirección equivocada y fue absurdo como competición de relaciones. De eso hay que culpar a Djokovic".