A principios de septiembre, Saúl ‘Canelo’ Álvarez presentó una demanda hacia Golden Boy Promotions y al servicio de streaming DAZN en la Corte Superior de Los Ángeles tras no haber llegado a un acuerdo para su próxima pelea.

Ahora, el
Juez de Distrito Percy Anderson exigió que los abogados del púgil mexicano cambiaran la petición legal debido a que no se nombraba a los demandados como compañías de responsabilidad limitada, sino como corporaciones.

En pocas palabras, pidieron a los representantes legales de Álvarez el ratificar su demanda. El documento de 23 páginas menciona incumplimiento de contrato e interferencia intencional con el contrato, entre demás acusaciones.

‘Canelo’ estaría buscando por lo menos 280 millones de dólares en daños, de acuerdo a The Athletic, dinero que el mexicano argumenta es el faltante en su contrato de ocho peleas y $350 millones de dólares. Álvarez también estaría buscando daños punitivos y gastos judiciales.

“Soy el boxeador libra por libra número uno del mundo”, declaró el tapatío hace un mes. 



“No le tengo miedo a ningún oponente en el ring, y no voy a dejar que los fracasos de mi transmisora o de mis promotores me mantengan fuera del ring. Introduje la demanda para poder volver al boxeo y darle a mis fans lo que merecen”, agregó. 


Se esperaba que el peleador tapatío regresara a la acción en la ya tradicional pelea del Cinco de Mayo, pero ningún oponente se concretó. 


La batalla del peso medio ante el campeón Billy Joe Saunders ya había sido acordada pero, según el medio estadounidense, DAZN solamente pagaría los 35 millones de dólares garantizados si Álvarez peleaba la trilogía ante Gennady Golovkin en septiembre. 

La pandemia del COVID-19 causó la cancelación de ambas peleas.  Fue entonces que ejecutivos de Golden Boy habrían chocado cabezas con los ejecutivos de la plataforma de streaming. 

DAZN habría indicado que Golden Boy le había prometido la tercera pelea ante GGG, mientras que Álvarez nunca habría acordado dicho encuentro.