Sevilla consiguió el 2-1 por medio de Coke a los 64 minutos y logró tomar la ventaja ante Liverpool en la final de la UEFA Europa League.

El conjunto inglés había abierto el marcador en el primer tiempo pero Kevin Gameiro lo empató apenas comenzado el complemento.