Vaya lujo que hizo el Sevilla para emparejar la final de la UEFA Europa League ante Liverpool este día.

Y es que si bien los Reds se adelantaron con un golazo de Daniel Sturridge en el primer tiempo, el cuadro español emparejó con jugada de ensueño.

Tuvieron que transcurrir menos de 20 segundos en el arranque del segundo tiempo para que Mariano, por banda derecha, driblara, con túnel incluido, a la defensa de Liverpool, y al entrar al área mandó centro raso al que llegó Kevin Gameiro.

El delantero solo tuvo que empujar el esférico para el 1-1 en la pizarra de la final que se disputó en Basilea.