Sergio Pérez (Red Bull) salió desde el ‘pit lane’ en el Gran Premio de los Países Bajos, el decimotercero del Mundial de Fórmula Uno, que se disputa en el circuito de Zandvoort.

‘Checo’, quinto en el Mundial, que quedó eliminado en la Q1 y hubiese comenzado decimosexto, cambió la unidad de potencia de su Red Bull RB16B, la cuarta vez que efectúa ese cambio durante este año, una más de las permitidas.

Su escudería anunció la sustitución de las piezas de su monoplaza, por lo que el mexicano penalizó en Zandvoort, pero evitó de esta manera hacerlo en Monza, sede del próximo Gran Premio, el de Italia, el próximo fin de semana.

“La segunda vuelta se complicó mucho con Nikita (Mazepin) moviéndose muy tarde y desde ese momento la carrera parecía perdida”, dijo el mexicano, quien finalizó ocho.

“Después fuimos uno por uno y cada maniobra iba al límite porque era muy difícil pasar”, continuó el mexicano, quien se llevó la distinción como piloto del día.

Sergio Pérez: “Al final tuve un toque con Norris que dañó parte del suelo derecho, perdí mucha aerodinámica”, refirió ‘Checo’, quien no logró dar alcance a Fernando Alonso y Carlos Sainz.

TE PUEDE INTERESAR: Max Verstappen: “Mercedes nos lo complicó; supimos contrarrestar”