Max Verstappen resistió los embates de su rival Lewis Hamilton en las últimas vueltas del Gran Premio de Estados Unidos para llevarse una victoria que le permitió extender a 12 puntos su brecha sobre el siete veces campeón.

Hamilton le pisó los talones a Verstappen en su Mercedes en las últimas 18 vueltas y el británico redujo a menos de un segundo la ventaja sobre el Red Bull, pero no pudo encontrar el impulso para rebasar al neerlandés al final.

El mexicano Sergio Pérez, con el otro Red Bull, completó el podio.

Además, el tricolor alcanzó su podio número 14 en su carrera, después de también alcanzar el sitio tres en el Gran Premio de Turquía.

Incluso, el mexicano reveló que se quedó sin agua desde la primera vuelta de la competencia.

Verstappen, quien pugna por su primer campeonato, se enfila ahora a la Ciudad de México, donde la altura es un factor que le favorece. Hamilton intenta fijar un récord con un octavo título de la F1 y se está quedando sin margen, con cinco carreras por disputar.

Los dos acérrimos rivales ofrecieron un desenlace cargado de emoción bajo el calor calcinante en Texas, compitiendo ante 140.000 espectadores que atestaron el Circuito de las Américas.

Ambos protagonizaron momentos de tensión durante el fin de semana. Primero, Verstappen tildó de “estúpido idiota” a Hamilton y le mostró el dedo medio el viernes. El sábado, Verstappen superó a Hamilton para llevarse la pole en la última vuelta de la clasificación.

El domingo, Hamilton se fue al frente en la misma primera vuelta, y los pilotos de Mercedes y Red Bulls intercambiaron la delantera cuatro veces en la carrera de 56 vueltas.

Hamilton lamentará haber dejado escapado la victoria en una pista en la que él y Mercedes han sido dominantes, y el resultado podría ser fundamental en el campeonato en caso que Verstappen acabe coronándose.

TE PUEDE INTERESAR: Pumas derrota a Xolos y se aferra al Repechaje