El defensa portugués del Olympiacos, Ruben Semedo, imputado por violación en grupo de una menor de 17 años, fue puesto en libertad bajo una fianza de 10.000 euros, tras su declaración ante la juez y el fiscal.

Según medios locales, la juez y el fiscal decidieron que no se cumplen los requisitos legales para ponerle en prisión preventiva.

En su declaración, que se prolongó durante dos horas y media, el jugador rechazó el acta de acusación y declaró que las relaciones sexuales se produjeron con el consentimiento de todas las personas implicadas.

“Considero que ha sido probada la inocencia de mi cliente…. Hay contradicciones entre los testimonios y eso ha sido tomado en cuenta para la decisión de los jueces. No había ningún indicio de violación”, declaró a los medios su abogada, Marizana Kikiri, a la salida del tribunal.

En 2018, todavía en su etapa como jugador del Villarreal, el portugués fue detenido y encarcelado durante 142 días por secuestrar y agredir a un hombre en su domicilio particular de Valencia.

Tras ser condenado a diez años por detención ilegal, lesiones, robo y tenencia ilícita de armas, pena que acabo reduciéndose a cinco, finalmente no tuvo que regresar a la cárcel a cambio de comprometerse a no pisar España en ocho años.