La exdeportista y hasta hoy ministra japonesa a cargo de los Juegos
Olímpicos, Seiko Hashimoto, ha sido nombrada nueva
presidenta del comité organizador de Tokio 2020, tras la renuncia del
anterior responsable, Yoshiro Mori, por la polémica que generó con unas
declaraciones de carácter sexista.

"Espero poder hacer alguna
contribución (para el éxito de los JJ.OO.) y por esa razón estoy aquí.
De aquí a cinco meses los Juegos de Tokio van a celebrarse y tienen que
ser seguros", dijo Hashimoto al inicio de la reunión de urgencia de la
cúpula directiva en la que se ha aprobado su nombramiento para liderar
la organización.

La japonesa, de 56 años, que señaló que quiere
"devolver lo que ha recibido" como deportista olímpica, se convierte en
la segunda mujer en ponerse al frente del comité organizador de unos
Juegos Olímpicos, tras la griega Gianna Angelopoulos en Atenas 2004.

Hashimoto
dijo en sus primeras declaraciones tras se nombrada presidenta que
dejar su cargo de ministra ha sido "muy difícil" y abogó por seguir
colaborando con su sucesora, Tamayo Marukawa (quien ya ocupó el
ministerio olímpico con anterioridad) y abordar con premura la gestión
de las medidas anticovid para la cita olímpica.

"Quiero trabajar
estrechamente con el Gobierno nacional y las organizaciones implicadas
para que podamos asegurar que tanto el público nacional como extranjero
sientan que estos van a ser unos Juegos Olímpicos realmente seguros",
dijo en este sentido Hashimoto.

La exdeportista, medalla de
bronce en los 1.500 metros de patinaje de velocidad en los Juegos de
Invierno de Albertville 1992 y que ha competido en siete JJ.OO.
(invernales y estivales), dijo que la organización es consciente de los
retos que supone la pandemia.

"En estas circunstancias algunos
atletas se preguntarán si es adecuado participar o no en los Juegos.
Estoy segura de que es desafiante y difícil", dijo la nueva presidenta
de Tokio 2020, quien se mostró determinada a ganarse la confianza de los
participantes, ya sean deportistas, miembros de federaciones o público.

"Aprovecharé mis experiencias como atleta y como ministra" a la hora de desempeñar este nuevo cargo, añadió.

Hashimoto
habló sobre el histórico aplazamiento del evento a 2021 y señaló que
entre sus objetivos está "asegurar que las lecciones que hemos
experimentado se convierta en un legado y una guía para Juegos futuros"
basado en el camino recorrido por Tokio 2020.

La llegada de
Hashimoto a la presidencia de Tokio 2020 se produce después de la
renuncia el pasado día 12 de su anterior responsable, Yoshiro Mori, por
la repercusión de unos comentarios sexistas.

Mori, de 83 años,
recibió un aluvión de críticas tras decir que celebrar reuniones con
mujeres era difícil porque hablan "demasiado".

Lo dijo durante
una reunión del Comité Olímpico Japonés (COJ) en el que se abordó
precisamente su meta de aumentar la representación femenina en su
directiva.

Las declaraciones, que fueron calificadas como
contrarias al espíritu por el Comité Olímpico Internacional (COI),
motivaron la renuncia de centenares de voluntarios de los Juegos y
causaron malestar entre los patrocinadores del evento.

"Entiendo
que mi nombramiento es un factor relacionado con la agenda de igualdad",
dijo en este sentido Hashimoto, quien señaló que espera poder componer
un comité con una visión reformista.

La japonesa, que hasta hoy
se desempeñaba no sólo como ministra de los JJ.OO., sino de Igualdad y
Empoderamiento de la mujer, dijo que lo que hace Tokio 2020 como
organización en cuanto a la agenda de igualdad del Gobierno "es muy
importante", aunque reconoció que el camino a nivel nacional en esta
materia es todavía largo.