Es claro que equipos que comparten la misma División, en este caso la NFC Oeste como los Seattle Seahawks y Los Angeles Rams no se quieren mucho. Pero este viernes quedó más que claro, pues los golpes fueron demasiados e incluso trajeron consecuenciasm aunque al final, los Seahawks se coronaron campeones de División y calificaron a playoffs.

El marcador fue favorable 24-3 para los Seahawks, que después de empatar sin puntos el primer cuarto, comenzaron a activar su arsenal. Demasiados castigos, pero por lo menos sirvió para que Russell Wilson volviera a mostrar nivel y lograra 229 yardas y tres pases para touchdown.

Lo que fue preocupante fue el hecho de que cinco jugadores salieron conmocionados. Primeramente fue el quarterback de los Rams Jared Goff y posteriormente la 'víctima' fue el pateador de despeje de los Seahawks Jon Ryan, cuando intentó correr y fue golpeado duramente.

La crisis de los Rams se mostró jugada a jugada. No tienen head coach de manera oficial e hicieron lo que pudieron, que fue muy poco y nunca fue suficiente para lograr revertir el resultado.

La NFC Oeste es una de las divisiones más débiles de la liga. Equipos como los propios Rams, los Cardinals y los 49ers han sido decepcionantes, no así los Seahawks que siguen en ascenso después de algunos altibajos y merecidamente han amarrado la cima de la División.