El campeón de los pesos pesados Tyson Fury ha dado positivo a COVID-19 por lo que quedó postergada su pelea contra Deontay Wilder, probablemente hasta el otoño, informaron.

Al momento, los promotores están todavía negociando la nueva fecha, para el duelo más anticipado del verano en los pesos pesados.

Fury (30-0-1, 21 KOs) y Wilder (42-1-1, 41 KOs) iban a pelear el 24 de julio en la T-Mobile Arena de Las Vegas, en lo que iba a ser su tercer combate.

Fury, campeón inglés considerado actualmente el mejor en su categoría, dio positivo al coronavirus junto con varios miembros de su séquito. Ya estaba en Estados Unidos para completar sus preparativos para la pelea, pero ahora probablemente regresará a su país.

El calendario boxístico está apretado en agosto y septiembre, por lo que lo más probable es que el combate ocurra en octubre.

AP