Santos Laguna ha vuelto a la senda del triunfo al vencer en casa al Toluca por marcador de 3-1, para mantenerse con esperanzas de terminar el torneo entre los cuatro lugares que dan pase directo a la Liguilla.

Un partido en el que los de Guillermo Almada abrieron el marcador apenas a los 4 minutos de juego, por la vía de Eduardo Aguirre. El ‘Mudo’ solamente empujó el balón al fondo de las redes tras un buen recentro de cabeza de Santiago Muñoz.

La combinación no tardaría en repetirse y al 17′ la ventaja lagunera se ampliaría. Esta vez Muñoz solamente le dejó el balón a Aguirre pasados los tres cuartos de cancha y el ‘Mudo’ soltó la pierna derecha para marcar un auténtico golazo ante la mirada espectante de Luis García.

Toluca intentó reaccionar, pero Carlos Acevedo también hizo su trabajo y consiguió que su meta mantuviera el cero hasta el descanso.

La segunda mitad arrancó en el mismo tenor y apenas a los 8 minutos del complemento llegó el tercero para los ‘Guerreros’.

Juan Otero se encargó de reventar las redes con un zurdazo tras una serie de rebotes dentro del área escarlata que le dejaron el balón a modo ante un García indefenso.

Eduardo Aguirre estuvo cerca de concretar su triplete, pero en una buena salida lo impidió el cancerbero del Toluca.

Pedro Alexis Canelo intentó la reacción mexiquense con un gran tanto que, finalmente, solo le sirvió para llegar a 10 goles y colocarse como máximo romperredes en lo que va del Guard1anes 2021.

Sobre el final del enceuntro, Diego Rigonato verí la tarjeta tras una falta sobre Juan Otero que originalmente había sido sancionada con amonestación, pero que tras una larga revisión de Luis Enrique Santander en el VAR terminó en expulsión.

De esta forma, Santos Laguna se ubica en la quinta posición de la tabla con 25 unidades, mismas que Monterrey, que es cuarto y juega esta misma noche, además de que el miércoles disputará el pendiente que tiene ante Chivas.

Por su parte, Toluca es octavo de la clasificación con 19 puntos, misma cantidad que Tigres, que cuenta con una peor diferencia de goles.