¿Fuga de talento o falta de oportunidades en México? Los Juegos de Tokio han desnudado los problemas que existen en las diferentes federaciones, por lo menos, así fue lo que le sucedió a Salvador Sobrino.

El entrenador mexicano fue uno de los protagonistas en la competencia de Plataforma 10m femenino individual; sin embargo, no fue para la delegación azteca, sino para Australia.

Cualquier medalla olímpica es algo increíble; son muy escasas y muy difíciles de agarrar. A mí me tocó esta vez y fue una medalla muy difícil porque la mexicana Gaby (Agúndez) y la norteamericana estaban muy pegadas, las chinas iban muy adelante”, señaló en ENTREVISTA EXCLUSIVA con Fernando Schwartz.

“Entonces la única medalla que sobraba era la de bronce y tuve la suerte de que me tocó a mí y a Melissa Wu”, agregó el entrenador de la medallista de bronce australiana en Tokio.

Pero, ¿por qué se fue de México? Chava Sobrino compartió que “hubo varios aspectos, en ese momento cuando yo estaba tenía problemas con mi contratación, había incertidumbre y de esto vives, al fin y al cabo es tu trabajo y tú quieres tener una seguridad y entonces a mí no me brindaron esa seguridad en ese momento por parte de la federación”.

Agregando que “me sentí casi casi obligado a aceptar la posición que me ofrecían en Australia porque era con muy buen salario y con buenas cosas, entonces la acepté. Desgraciadamente así se han manejado las cosas, no sé si ahora sean igual, pero se manejaban las cosas así en México y es por eso que nos vamos”.

Chava Sobrino hubiera anhelado hacer su carrera en el país: “No nos vamos porque queremos irnos, a mí me hubiera gustado seguir trabajando en México y estar con los mexicanos pero somos profesionales. En Australia me han tratado de una manera increíble, me han dado todo el apoyo y han valorado mi trabajo”.

Ante ello, el entrenador de Melissa Wu pidió un alto a la fuga de talento, así como le pasó a él, Oscar Salazar con Egipto o Alejandra Bayardo con Países Bajos.

Esas cosas ya deben de parar y deben dejar de suceder; siento que es importante mantener esos talentos en México”.

Para finalizar, Salvador Sobrino alabó el nivel de los clavados en México: “El nivel es increíble y siempre lo va a ser porque México tiene una fábrica de clavadistas, el talento de los clavadistas y el talento de los entrenadores es increíble”.

Tanto lo sintió así, que la Final en Plataforma 10m lo mantuvo al filo del asiento por el nivel que mostró Agúndez.

“Iván hizo muy buen trabajo, casi me quita la medalla de Melissa Wu con la niña Gabriela, es una niña con mucha calidad. La vimos en el sincronizado con Ale Orozco y qué bruto”.