Ryan Giggs no dirigirá a la selección de Gales en sus tres próximos compromisos internacionales, después de que el pasado mes de noviembre fuera acusado de violencia doméstica.

El ex jugador del Manchester United ya se perdió los partidos de selecciones del parón de noviembre y tampoco estará en los de este mes de marzo, al haber llegado a un acuerdo mutuo.

Será Robert Page el segundo entrenador de Giggs, el que dirija a los ‘Dragones Rojos’ contra Bélgica, la República Checa y México.

Giggs, que fue arrestado en noviembre tras una pelea con su pareja, negó todas las acusaciones y apuntó que estaba cooperando con la policía y ayudando con sus investigaciones.

EFE