Después de cuatro Olímpicos, Rommel Pacheco puso punto final a su larga trayectoria en los clavados.

El yucateco se presentó por última vez en una alberca en la prueba de Trampolín 3m individual, donde llegó a la Final después de clasificarse en sexto lugar.

Sin embargo, no pudo cumplir su sueño: colgarse una presea olímpica, al terminar en el sexto peldaño, donde su penúltimo salto obtuvo 33.25 puntos, alejándole de los primeros tres puestos que dominó la representación de China con Siyi Xie y Zongwyuan.

Con la medalla ya lejos, Rommel Pacheco decidió dar su último salto como clavadista profesional y lo hizo de la mejor manera, donde terminó con una puntuación de 96.90 y llevándose los aplaudos de los presentes, incluyendo el emotivo abrazo de su mentora y entrenadora, Ma Jin.

Tal y como lo adelantó con Fernando Schwartz antes de su participación en Tokio, el yucateco se retiraría después de estos Olímpicos, los que eran su cuarta justa después de estar en Atenas 2004, Beijing 2008 y Río 2016, siendo Londres 2012 la única donde no estuvo en este tiempo.

De las seis competencias olímpicas, su quinto lugar en Trampolín 3m sincronizados fue su mejor resultado, mientras que esta sexta posición en Tokio, fue su mejor en lo individual.

A pesar de no conquistar alguna presea, Rommel Pacheco terminará su carrera con tres oros en Juegos Panamericanos y dos platas.

Aunque el punto más alto en su carrera fue en 2016 cuando obtuvo el título en trampolín individual en la Copa del Mundo de Clavados que se realizó en Río de Janeiro, eso sí, no pudo competir con México debido a que el país tenía una sanción de la FINA, así que al momento de subir al podio cantó el himno a capela.

Se despide uno de los mejores clavadistas en la historia de México y Premio Nacional del Deporte en 2005, quien ahora continuará su carrera en la política.