El Real Madrid defendió el liderato de LaLiga Santander con un triunfo de enjundia ante otro de los aspirantes como el Sevilla.

Vinícius Jr, que no había sido decisivo ni mucho menos a lo largo del partido, es de los que no se rinden. Así lo ha demostrado desde que llegó a Madrid. Y esta temporada se encuentra en estado de gracia.

Cuando el partido enfilaba el final, recogió un balón cerca de la banda, se internó hacia dentro y enganchó un tremendo disparo que significó el 2-1.

Era el final estelar a la remontada de un equipo blanco que había sido superado por momentos por el Sevilla, que tuvo el partido en la primera mitad y que en el segundo periodo no pudo con el acoso del cuadro del italiano Carlo Ancelotti, que resguardó y consolidó el liderato, ahora con cuatro puntos de ventaja sobre el Atlético de Madrid.

El duelo del Santiago Bernabéu permitió al Sevilla volver a demostrar ser una alternativa de poder, por juego y plantilla, pero al que de nuevo se le resistió regresar con el triunfo.

Se adelantó y tuvo ocasiones para apuntillar. No hubo forma. Primero el austríaco David Alaba sacó bajo palos, acto seguido respondió Thibaut Courtois y luego el larguero abortó un precioso disparo colocado del argentino Lucas Ocampos.

El Sevilla dominaba desde el minuto 12 gracias a un gol de cabeza de Rafa Mir, completamente solo a la salida de un córner.

Pero otro error, en esta ocasión del portero marroquí Yassine Bono en un disparo lejanísimo del brasileño Militao, habilitó al francés Karim Benzema para sellar un empate que solamente pudo desnivelar Vinicius con su brillantez, aunque quedó tiempo para que el equipo de Lopetegui rozara el empate con un testarazo del danés Thomas Delaney que abortó Courtois en el último estertor de un gran partido.

La victoria del Real Madrid, que no pierde ante el Sevilla en casa desde diciembre de 2008, permite al Atlético de Madrid, defensor del título, escalar hasta el segundo puesto.