La candidatura del Reino Unido para organizar el Mundial de 2030, al que también optan de forma conjunta España y Portugal, sigue en pie, pese a los incidentes ocurridos en la final de la Eurocopa.

Lo vivido en la lucha por el título entre Inglaterra e Italia, que terminó con 90 personas arrestadas y con centenares colándose a Wembley, además de los destrozos que hubo en toda la ciudad, le costó a la selección inglesa dos partidos de sanción a puerta cerrada y una multa de 100.000 euros.

Pese a esto, el ministro de deportes, Nigel Huddleston, asegura que la candidatura sigue en pie y que, aunque se vio dañada por estos incidentes, no ha descarrilado.

“Culpo a los que participaron en aquel despreciable comportamiento por menospreciar el deporte nacional y por poner en peligro nuestra capacidad de demostrarle a la UEFA y a la FIFA que podemos organizar una Copa del Mundo”, aseguró.

“Dicho esto, en las conversaciones que hemos tenido, hemos reconocido que fue un hecho puntual y que podemos organizar eventos. No creo que lo ocurrido en Wembley vaya a poner freno a nuestra candidatura”, añadió.

Además de la candidatura de España y Portugal, Marruecos y una candidatura conjunto de Uruguay, Paraguay, Chile y Argentina, optan a organizar este Mundial, que aún no ha cerrado el cupo de candidatas.