De último a 5° lugar en su debut con una de las escuderías protagonistas de la F1 hoy en día, Sergio Pérez obtuvo elogios de todos cuando un día antes generó dudas después de una calificación fuera del Top 10 en el GP de Bahrein.

Su equipo celebró lo conseguido por el oriundo de Guadalajara señalando que gran parte del éxito fue gracias a él mismo y su habilidad para salir del problema que casi lo deja fuera de competencia previo al arranque de la carrera.

Paul Monaghan, ingeniero jefe de Red Bull, explicó el acierto de ‘Checo’: “Previo a la carrera, tuvimos problemas eléctricos que se solucionaron. Después en la vuelta de calentamiento, el coche pierde potencia y se apaga todo, radio y volante incluidos”.

Agregando que “‘Checo’ tuvo claridad mental y, como si fuera una computadora, reinició el sistema y pudo terminar la carrera sin problemas. No se frustró ni perdió la motivación. Manejó la situación de manera brillante.”

Existe un video en redes sociales, donde se puede observar cómo ‘Checo’ da un ligero golpe al volante -cosa que cualquier mexicano ha hecho alguna vez cuando algo se descompone- después de apagar y volver a encender el auto. Fue entonces que el RB16 reaccionó y comenzó a escuchar a sus ingenieros a través de la radio.

“Fue una locura, venía calentando los neumáticos y se apagó todo. Perdí motor, batería, y no sabía qué hacer. Estaba por bajarme del auto y desconecte el volante intentando algo más. Lo vuelvo a conectar, escucho a mi ingeniero y digo ‘¡vamos!’”, explicó el mexicano tras finalizar 5°.

Sergio Pérez esperará tener una carrera más tranquila cuando la F1 vuelva a la acción con el próximo GP de Italia en Imola del 16 al 18 de abril.